Intérprete 4.0

Happy Summer 2016!

La interpretación de conferencias está rodeada de cierta nostalgia; como toda disciplina moderna cuyos orígenes se remontan a un puñado de generaciones, tiende a obsesionarse con su pasado, con aquellos momentos históricos en los que el intérprete fue clave.

Hoy en día muchos profesionales siguen aferrados a ese pasado, tendiendo a olvidar el medio siglo que ha pasado desde entonces. Todo ello a pesar de que ya no se hace política como entonces y ni líderes ni necesidades son iguales. La interpretación de conferencias se ha profesionalizado: más lenguas, más foros, más escuelas de interpretación, más tecnología, más de todo. Ha llovido mucho, y no a gusto de todos, desde Nuremberg.

Estos nuevos tiempos plantean necesariamente un examen de la profesión porque los intérpretes, formados para trabajar bajo un alto grado de presión, y con mayor nivel de exigencia, tienen difícil encaje fuera de su entorno laboral natural. Por ello, hablar de presente, y mucho más de futuro, resulta difícil pero prioritario. ¿Ha muerto la interpretación? ¿Existe un futuro? ¿Para qué estudiar esta disciplina en la actualidad? Estas son algunas de las preguntas que ahora flotan en el ambiente porque nadie pensó que este futuro laboral llegaría tan rápido. Y sí, ese futuro ha llegado para muchos mercados marcados por la crisis, el intrusismo, la precariedad, el exceso de profesionales capacitados y cualificados o la muerte del multilingüismo entre otros males.

Por eso es necesario plantearse las preguntas existenciales: ¿hay futuro?, y de ser así, ¿para quién?. No creo que esa pregunta tenga una única respuesta, los perfiles, caracteres, destrezas personales o espíritu empresarial marcarán la diferencia, pero sí creo que hay futuro para la interpretación de conferencias, un futuro diferente, eso sí, en el que cada uno tendrá que jugar todas sus bazas y diversificar. Sólo así el mercado, cada vez más dinámico, flexible y competitivo, nos aceptará.

La clave de esa diversificación a mi entender está en atreverse a “pensar diferente”, a ser creativo utilizando todas las herramientas que ya dominamos y que hoy, en un mundo marcado por la comunicación y la tecnología, son fundamentales. Perseverar, probar y fracasar, probar y acertar son la clave. Pretender mantener las fórmulas que funcionaban hace décadas y no adelantarnos a los cambios, intuyéndolos, viendo las necesidades que no paran de surgir, sólo llevará a la frustración y el fracaso. Todos podemos reorientar nuestras carreras con salidas tan, o más, gratificantes que nuestro trabajo actual, al que pueden sumarse sin que este se pierda. Ser un intérprete 4.0.

Si, por tanto, existe un futuro, pendiente de una reorientación profesional, ¿podemos decir lo mismo de las escuelas de interpretación? Una vez más la respuesta depende de las expectativas. Hoy en día ninguna formación asegura el puesto de trabajo inmediato, en eso los alumnos de interpretación no son diferentes a los de arquitectura o filosofía, por ejemplo, y esas facultades están tan llenas como las nuestras. Probablemente, la clave está en los alumnos de hoy, mucho mejor informados y versátiles que sus predecesores, alumnos que escogen sus estudios por gustos o intereses personales, a sabiendas de cuál será el mercado laboral que encontrarán. Estudian lo que les llena a pesar de ser conscientes del futuro profesional incierto que les espera. Es el “flechazo”, o el reto intelectual, lo que les mueve. Disfrutan, y sufren, con lo que estudian porque la satisfacción de una consecutiva bien hecha, en el entorno laboral o académico, sigue siendo tan gratificante hoy como hace cuarenta años. El mercado, y lo que traiga, es algo que sólo se plantea más adelante.

Quizá ese sea el mejor enfoque, el disfrutar de lo que hacemos mientras lo hacemos porque así es como surgen las ideas, y por ende las oportunidades. No nos dejemos atenazar por un futuro que siempre será incierto y atrevámonos a probar, y probar.

Lourdes.

NEW BLOG: A WORD IN YOUR EAR

Enrique Dans me aconsejó hace unos meses crear un blog con todo mi material. La verdad es que la simple idea de volcar todo el material de los últimos dos años en una nueva plataforma daba un poco de vértigo: seleccionar y ordenar todos los vídeos, con tématicas diferentes o características técnicas distintas, suponía mucho trabajo. He ido haciéndolo poco a poco. Seguro que faltan cosas, es posible que no todo funcione bien, me disculpo si así fuera.

Anotación personal: la mejor forma de comunicar el salto a la nueva plataforma era a través de un vídeo y, para hacer algo con gancho, decidí contactar a mi amigo Matthew, siempre encantado de echarme una mano. Este vídeo, realizado sin ensayos previos, ha salido así a la primera, no es perfecto pero tiene su gracia. Enjoy!

Lourdes de Rioja for Interpreting for Europe

Es innegable el papel que páginas como Interpreting for Europe o Interpreting the World tienen en la divulgación de nuestra profesión y en la creación de una red de contenidos.

Este vídeo, filmado en el SCIC por Lucinda Afreixo y dirigido por Ian Andersen, ha sido la herramienta de divulgación más potente que he tenido en los últimos meses. Publicado por Interpreting for Europe, y compartido por muchas otras páginas, superó las 500 visitas en una semana. Una clara muestra del dinamismo de la red en nuestro sector.

Gracias a Lucinda y a Ian por su trabajo.

Mis anotaciones: resulta muy raro, eso sí, ponerse ante la cámara, hablar en una lengua que no es la propia y verse publicado.

MIC 25º aniversario

Hace muchos años que colaboro con el Máster de interpretación de conferencias de la Universidad de La Laguna, MIC, en Tenerife, España. Judith, su responsable de redes sociales, me planteó hace un tiempo hacer un vídeo en el marco del 25º aniversario de la escuela. Este vídeo, filmado en el TEA, cuenta mi trayectoria personal.

Este vídeo es el primero de una serie: el MIC invita a todos sus ex alumnos a contar sus historias. Más información sobre el tema en sus redes sociales del MIC.

Anotación personal: Me gusta mucho el ángulo y la luz de este museo de los arquitectos Herzog y De Meuron, el vídeo adquiere en este entorno una atmósfera especial.